Una subestación eléctrica es una instalación compuesta por una amplia variedad de dispositivos eléctricos que se integran en un sistema eléctrico de potencia. Su uso se basa en producir, regular y distribuir energía eléctrica a los sitios donde sea necesario.

El objetivo principal por el que se crean las subestaciones eléctricas es para modificar y establecer los niveles de tensión para facilitar la mencionada distribución de energía eléctrica. Esto es muy importante para que sea posible la recepción de energía en los hogares, industrias y negocios; siempre con la potencia correcta y de uso común.

Existen dos tipos de subestaciones eléctricas, las elevadoras y las reductoras. Las primeras elevan el gasto de la tensión, previo al envío de la carga. Por otro lado, las reductoras disminuyen la tensión y entregan la energía a la red de distribución.   

Si requieres algún servicio de diseño, instalación, mantenimiento y reparación de subestaciones eléctricas y transformadores; puedes contactarnos, te apoyaremos con todo gusto.